¿Qué son las añadas del vino?

Existen cientos de términos que acompañan a la cultura del vino. Desde procesos, herramientas, utensilios y características, lo cierto es que es un apasionante -pero complejo- universo en el que embarcarse. Sin embargo, una vez iniciados en el sector vinícola, y para empaparse con éxito de esta industria, existe un concepto que se debe conocer al dedillo: las añadas

 

¿Qué son las añadas? La Real Academia Española (RAE) define la añada como la “cosecha de cada año, y especialmente la del vino”. Sin embargo, este concepto abarca muchas más variables a tener en cuenta. Te las contamos: 

 

Como elemento principal a tener en cuenta, diremos que la añada es el año en el que se recolectan las uvas y, por tanto, el año en el que se comienza la elaboración de un vino. Esto nos ayudará a conocer las características fisiológicas y climatológicas de dichas uvas. Pero, ¿importa la añada y su clasificación? La respuesta es sí. De hecho, existen 4 conceptos que definirán cómo ha sido una añada dependiendo de se hayan sucedido las condiciones y los resultados de las uvas ese año. Estos son:

 

Excelente

Muy buena

Buena

Regular 

 

En los tres primeros casos, diremos que las condiciones climatológicas han ayudado a una correcta maduración de la uva y presentará las características perfectas para la elaboración del vino. La última de ellas habrá presentado condiciones climatológicas adversas, ya sea sequía o nieve. Sin embargo, que el ciclo de maduración de la uva se haya visto afectado por alguna de estas condiciones, no quiere decir siempre que la uva sea de peor calidad. 

 

También se tiene en cuenta, por tanto, el rendimiento del viñedo, las enfermedades que sufren las viñas durante el año y la cata de los vinos jóvenes de la DO. Todos estos elementos suman para conocer la clasificación de la añada. 

 

¿Cómo podemos conocer la añada de un vino?

 

Cada añada da un vino diferente. Esto quiere decir que dos vinos de añadas diferentes, aunque las condiciones para su elaboración sean las mismas, serán también distintos. Para conocer la añada de un vino solo se necesitará mirar la etiqueta de la botella para conocerlo. También puede encontrarse, en la contraetiqueta o en el corcho. En ocasiones, esta información puede omitirse. ¿Por qué? Puede que el vino en cuestión haya sido elaborado con uvas de diferentes añadas.