¿Quieres tener una bodega en casa? Estos son los 3 elementos que no debes olvidar

Te contamos los 3 elementos indispensables que debe tener una bodega en casa.

 

Los amantes del vino siempre encuentran nuevas maneras de disfrutarlo. Ya sea a través de una catas a ciegas, visitando una bodega en un pueblo recóndito de nuestra geografía o visitando una vinoteca de moda en nuestra ciudad. Lo cierto es que, aunque estos planes siempre son acertados, ese breve contacto con el mundo del vino a muchos se les queda corto. Ese es uno de los motivos por los que diversas personas deciden crear su propio espacio en el hogar para disfrutar de su afición favorita y aprender más sobre ella entre las cuatro paredes de su casa. Todo un homenaje a una bebida de culto. 

 

Pero, ¿cómo lo hacen? Creando su propia bodega doméstica. Hay que tener en cuenta que, dependiendo del espacio, los elementos que puede tener una bodega hogareña son más básicos o más profesionalizados, sin dejar de lado también el conocimiento y sabiduría que cada persona tenga sobre el universo de esta bebida tan arraigada dentro de nuestras fronteras. 

 

Es por eso que hemos querido recoger los 3 elementos indispensables que debe tener una bodega en casa, y todo aquello a tener en cuenta antes de comenzar a disfrutar de este hobby sin salir de ella. Son los siguientes: 

 

  • ¿Dónde ubico mi bodega doméstica?

 

Este es uno de los puntos más importantes y dependerá, sobre todo, del espacio con el que cuentes en tu hogar. Sin embargo, hay varios factores a tener en cuenta a la hora de elegir el lugar dónde colocar la vinoteca: la luz, la humedad, la temperatura y la iluminación. Estos cuatro elementos serán indispensables para una buena conservación del producto. 

 

En cuanto a la luz, la luz solar está prohibida y deberás alejar de tus botellas de vino cualquier contacto directo con este tipo de iluminación. Entonces, ¿necesito algún tipo de iluminación especial para mis botellas? No tiene por qué pero una pequeña luz artificial (bombilla) será suficiente para poder ver lo que tenemos delante a la hora de ‘trastear’ en nuestra bodega doméstica.  

La humedad también es un punto importante y deberá ser una humedad relativa del 70%. ¿Por qué? Una humedad excesiva puede significar moho en el futuro y una humedad por debajo de ese porcentaje significará pérdida en la calidad del vino. Respecto a la temperatura, esta debe ser constante y sin cambios bruscos: la temperatura ideal oscilará entre los 10 y los 16 grados.

 

  • ¿Qué tipo de mobiliario necesito?

 

Aunque aquí también depende del espacio, el gusto del consumidor será esencial a la hora de elegir qué tipo de mobiliario elegir para colocar las botellas. Metal, madera, barro, arcilla, etc. Las posibilidades son infinitas. Eso sí: las botellas deben mantenerse en posición horizontal para que el caldo esté en contacto constante con el corcho. Esto es así porque es necesario que el corcho no se seque, algo que derivaría en una entrada de aire en la botella y, por tanto, en un deterioro del producto. 

 

  • ¿Qué accesorios no pueden faltar?

 

Existen un sinfín de accesorios en el mundo del vino. Sin embargo, precisaremos de los más básicos a la hora de crear nuestra primera y modesta bodega en casa. Por tanto, ¿qué necesitaremos? 

  • Un decantador
  • Un sacacorchos (más o menos profesional)
  • Un juego de copas de cristal
  • Un termómetro higrómetro para medir temperatura y humedad
  • Tapón o bomba de vacío (para botellas empezadas)

Bonus track. ¿No tienes un espacio idóneo? Baraja adquirir una cava eléctrica que permita mantener la temperatura y humedad perfectas.