Las palabras del vino: Letra A 

ABIERTO.

 

Un vino abierto es aquel que cuenta con una concentración de oxígeno suficiente para expresar sus aromas. Asimismo, esta definición también se utiliza para el vino que permanece en la botella una vez ha acabado la cata o la comida.

 

ABOCADO.

 

Calificativo que se aplica a los vinos blancos dulces, normalmente secos, que contienen azúcares naturales residuales (restos entre 5 y 15 gramos/litro) pero menos azucarados que los licorosos propiamente dichos.También recibe este nombre la degustación de un vino en el que la untuosidad domina a la acidez, aunque sea seco.

 

ACABADO.

 

La definición de vino acabado se expresa cuando un vino está bien terminado, equilibrado con un gusto final concreto y distinguido. Para ello tiene que contar con el correcto grado de acidez, así como la graduación alcohólica. Esta palabra está muy vinculada a la sensación que deja el vino en la boca. De hecho, un vino bien acabado será aquel que deje una sensación agradable en la boca después de catarlo. 

 

ACETALDEHÍDO. 

 

El etanal o acetaldehído es un líquido volátil, incoloro y con un olor característico ligeramente afrutado. Es la sustancia resultante de la oxidación del alcohol etílico que confiere al vino un olor desagradable, al no haber protegido al caldo del oxígeno. 

 

ACÉTICO.

 

Perteneciente o relativo al vinagre o sus derivados. Se utiliza cuando un vino da sensación de olor a vinagre, propio de un vino atacado por fermentos dañinos o excesivo ácido acético. 

 

ACERADO.

 

Es el matiz en la coloración de los vinos blancos jóvenes más pálidos, que recuerda al brillo del acero. 

 

ACERBO. 

 

Que es áspero de sabor o de olor. Relativo al vino, un caldo es acerbo cuando da la sensación de acidez, dureza, aspereza, entre picante y acre, debido a un fuerte exceso de taninos y acidez. Por tanto, el vino presenta una falta de equilibrio, untuosidad y redondez. Esto es así por ser un producto de uvas recolectadas prematuramente.

 

ACUOSO.

 

También conocido como aguado. Que tiene agua o abundante agua. Que es parecido al agua o que posee alguna de sus características. Vino desequilibrado y débil por falta de extracto, cuerpo o alcohol.

 

AFINADO.

 

La fermentación de afinado es la segunda fermentación del vino, la maloláctica, en la que se produce la afinación del vino. Asimismo, se habla de afinado cuando se trata de un vino equilibrado de aroma y sabor correctos, así como el conjunto de técnicas que persiguen conseguir un vino de calidad.

 

AFRUTADO. 

Vino con aromas a frutas: frutos del bosque, melocotón, albaricoque, plátano… Vino delicado y aromático que recuerda el sabor y el olor del fruto (no necesariamente a uva). Es una característica propia de los vinos jóvenes y que desaparece con el tiempo.

 

AGRESIVO.

 

Vino con aroma y sabor penetrante y desagradable generalmente por exceso de taninos, bien por excesiva barrica o uvas poco maduras. Asimismo, es el vino que invalida la sensibilidad para continuar la cata.

 

AGUADO. 

 

También conocido como Acuoso. Vino muy débil en grado, color, acidez y cuerpo.

 

AGUJA.

 

Es aquel vino en el que se aprecia un contenido de gas carbónico, tanto a través de la vista, como a través de la sensación que producen en boca, pero sin llegar a formar espuma. Este gas carbónico se forma de manera natural como producto de la fermentación.

 

AJEREZADO.

 

Vino que recuerda a los vinos de Jerez. Si se trata de un vino blanco se refiere a un caldo con aroma rancio y apagado, con color marrón en la mayoría de los casos. Si el vino está en contacto directo con la luz es posible que presente oxidación, haciéndose referencia a un vino viejo y con cierto grado de acetificación.

 

ALCOHÓLICO.

 

Vino de excesiva graduación alcohólica, o con mucho sabor a alcohol primario en la cata.

 

AMABLE.

 

Vino agradable, que se deja beber con gusto. Asimismo, presenta  un tanino más suave,  recuerdos salinos y minerales propios.

 

AMARGO. 

 

El vino amargo se detecta en las papilas de la parte posterior de la lengua. No debe confundirse con el sabor del tanino. En este caso, suele provenir de sales químicas de extractos vegetales o de sustancias colorantes que van perdiendo fuerza en la maduración.También puede ser debido también a una enfermedad de carácter bacteriológico llamada precisamente amargor.

 

AMBARINO. 

 

Tonalidad del color de algunos vinos blancos análoga a la del ámbar. Aparece por la oxidación de polifenoles. Vino generoso de graduación alcohólica entre el 16 y el 22% vol., de color oro o ámbar, aroma punzante, seco, suave, de sabor avellanado y poco ácido.

 

AMONTILLADO. 

 

El amontillado es un vino generoso con unas características enológicas se halla entre el fino y el oloroso.​ Este caldo adquiere el nombre por su método de elaboración. Los vinos amontillados, de color ámbar, son de elevada graduación alcohólica entre -16º y 22º- y se producen actualmente en la D.O. Montilla-Moriles y dan lugar a esta denominación, pero también en las D.O. Jerez y D.O. Condado de Huelva.

 

AMPLIO. 

 

Se dice del vino que resulta lleno, completo y rico en matices. Aromas que aparecen en los vinos generalmente en su etapa de crianza en botella. Recuerdan al cuero, las pieles mojadas, la caza, etc. y resultan muy agradables. Vino con sabor persistente y completo.

 

ANISADO.

 

Con sabor u olor que recuerda al anís.

 

ANUBADO. 

 

Vino blanco con aspecto empañado y grisáceo.

 

AÑADA.

 

En agricultura se llama añada a la cosecha de un año, especialmente la de vino. Año en que ha tenido lugar la vendimia a partir de la cual se ha elaborado un vino. 

 

AÑEJO.

 

Vino criado en barricas o botellas al menos durante tres años. Según la definición de la Ley del vino: “vinos sometidos a un período mínimo de envejecimiento de 24 meses en total, en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros o en botella” En términos generales, cualquier vino que tiene una larga crianza.

 

ARDIENTE. 

 

Vino que provoca sensación de calor o pseudotérmica  en la boca, causada generalmente por el efecto deshidratante del excesivo alcohol que contiene.

 

ARMÓNICO.

 

Vino con una gran conjunción y perfecto equilibrio en todos sus caracteres. Máxima expresión de la calidad de un vino.

 

ARROPE. 

 

Mosto hervido que se utiliza en ciertos vinos generosos.

 

ÁSPERO.

 

Vino duro y ácido con exceso de taninos.

 

ASTRINGENTE.

 

 Vino con exceso de taninos.

 

ATEMPERADO.

 

Vino colocado en el lugar donde se va a consumir para que iguale su temperatura con la de la habitación.

 

ATERCIOPELADO.

 

Vino suave, sedoso al paladar y de tacto agradable, sobre todo en los tintos.

 

AZÚCAR. 

 

Cada una de las sustancias naturales que se caracterizan por su sabor dulce. Componentes básicos del mosto o zumo de uva. Los más abundantes en la uva son la glucosa y la levulosa o fructosa.